Busca tu idioma

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 20 de abril de 2013

¿Sabemos motivar?: La motivación escolar

Publicado por Otilia Santana Pardo en 7:28
Reacciones: 
Como toda educación, la motivación escolar comienza desde casa. Es así, que si nuestros/as hijos/as no han adoptado una postura responsable o un hábito de estudio regular, la motivación escolar no va acompañada claramente.

En primer lugar, debemos analizar la actitud de nuestro/a hijo/a. La situación que abarca y la postura que adopta en la escuela y fuera de ella. Ha de tenerse en cuenta que si nuestro/a hijo/a no estudia no siempre sucede por un motivo de dejadez o vaguedad. Sin embargo, un/a hijo/a que no estudia, puede desencadenar en fracaso escolar y lleva consigo un transfondo y explicación no siempre palpable.

En segundo lugar, claro está, que si lo que queremos es que nuestro/a hijo/a obtenga buenas calificaciones, debemos saber que harán falta dos elementos fundamentales:

- Su potencial intelectual o de aprendizaje
- Su motivación para el estudio

Por otro lado, el o la docente cumple una labor fundamental en este asunto, ya que el hecho de que nuestro/a hijo/a cultive una postura motivante ante los estudios no siempre corre a cuenta de la familia, sino que el o la docente desempeña un papel indispensable.


MOTIVARLOS 

Si queremos motivar a nuestros/as hijos/as desde casa, debemos partir a raíz de una tesitura bien clara:

- Buscamos motivar académicamente a nuestro/a hijo/a
- Analizaremos la influencia de su desmotivación
- Estableceremos unos límites entre el deseo y la obligación por aprender

Hacer frente a la educación de los/as hijos/as no es tarea fácil, menos aún la educación que comprende un carácter académico. Por ello es indispensable partir de una tesitura positiva, optimista, objetiva y abierta.

SU ACTITUD

Suelen ocurrir situaciones en las cuales nuestro/a hijo/a tiene actitudes similares a:

- Saca muy malas notas
- No realiza la tarea en casa
- Se distrae con facilidad
- No muestra interés por nada
- Refleja indiferencia por todo
- Es ardua tarea hablar con él o ella de estudios

Tanto si tenemos ya otro/a hijo/a que si mantiene una postura motivante ante el estudio y su hermano/a no la tiene, como si por el contrario nuestro/a hijo/a logra tener esa actitud tras un proceso de apoyo por parte nuestra, existen dos perfiles  motivantes que estaría bien conociéramos:

La motivación intrínseca, es aquella que surge a través de los intereses personales del o la alumno/a y ejerce las capacidades propias. Es decir, el o la alumno/a está motivado porque busca desafíos y metas, sin precisar de castigos e incentivos para trabajar, ya que la actividad le resulta recompensante en sí misma. 
Nuestro/a hijo/a está motivado/a y le nace de sí mismo/a serlo.

La motivación extrínseca, es aquella que surge del interés que despierta en el o la alumno/a, ya que hay un beneficio o recompensa externa de por medio, que va a lograr al realizar una actividad.
Nuestro/a hijo/a está motivado/a gracias a una serie de metas o recompensas que va a recibir, no le nace por sí mismo/a tener esa postura.

CÓMO HACERLO

Partiendo de esta base, aporto algunas claves necesarias para paliar con este problema y guiarnos hacia nuestro cometido.

1. Conozcámosle y conozcamos el cuándo y por qué de esto

En el caso de que nuestro/a hijo/a no siempre se haya comportado de esta manera, pueden haber diversos factores para que esto ocurra de repente: bien podrá ser por motivos familiares (económicos, rupturas matrimoniales, etc.), o intraescolares (son vulnerables ante otros compañeros o víctimas fáciles, influencia de un grupo de compañeros con bajo rendimiento escolar, querer formar parte de un grupo, etc.). Por otro lado, ha de tenerse en cuenta que detectar estos factores a tiempo y con efectividad ayudarán a solventar el problema lo antes posible para poder motivarle en el estudio.

Eso sí, tendremos que ser razonables y realistas con las metas que puedan lograr, ya que deben entrar dentro de sus posibilidades. No debemos presionarles ni agobiarles ya que podrían frustrarse y disminuir su autoestima.

2.  Ser el ejemplo indicado y modelo a seguir

Como he nombrado en otras publicaciones, la familia somos el ejemplo que tienen los/as hijos/as. Debemos tener en cuenta que los padres y las madres somos el modelo a seguir de nuestros/as hijos/as, y si desde un inicio no practicamos lo que predicamos, no nos tomarán en serio.

Cuando un/a hijo/a recibe una orden, existe la posibilidad de que no la lleve a cabo si no recibe la misma iniciativa por parte de su familia. Si ejemplificamos este caso, podremos verlo cuando intentamos hacer entender a nuestros/as hijos/as que deben apreciar la lectura y habituarse regularmente al estudio, sin embargo, si nosotros no lo llevamos a la práctica o lo decimos mientras vemos la televisión y no contribuimos a que esto ocurra, no lo hará.

Hasta que no comprendamos la complejidad de esta acción tan simple y pasada por alto, no podremos avanzar y dar el siguiente paso, para apoyarle y ayudarle a cultivar una postura motivante.

Recordemos que no debemos ser derrotistas con ellos/as ya que de lo que se trata es de motivarle y no de recordarle los errores. Además, si constantemente nos quejamos de nuestro trabajo o nos damos  por vencido fácilmente o no se nos ve ilusionados con lo que hacemos, lo reflejaremos y nuestros/as hijos/as lo aprenderán.

3. Mi rincón favorito

El siguiente paso será habilitar la zona de estudio donde vaya a situarse nuestro/a hijo/a. Será su espacio personal, podrá colaborar con nosotros para su diseño y decoración, siempre estableciendo unos límites y parámetros concretos.

Será un lugar alejado del ruido, de elementos distractores (televisión, ventanas, juguetes, etc). Es una zona donde debe sentirse cómodo/a y a gusto con lo que le rodea, podemos hacer de ese espacio un lugar original donde termine por cogerle cariño y disfrute estando en él.

4. Construyamos la motivación

Todos los elementos anteriores son indispensables para la búsqueda del problema y la erradicación del mismo. Sin embargo, todos en su conjunto nos ayudan para la posterior construcción del siguiente: la construcción de una actitud motivante hacia el estudio.

Lo primero que debemos saber, es que nuestro/a hijo/a debe adoptar una postura receptiva y positiva frente a los estudios. Para ello, debemos ayudarles a cultivar esta actitud y hacerles saber los valores y virtudes que poseen, que son capaces de alcanzar las metas que se propongan y que pueden hacerlo igual de bien que el resto de compañeros/as. Por consiguiente, esto deberemos reflejarlo a través de un listado de objetivos y un plan a seguir, esto quiere decir que deberemos acordar junto con ellos/as una serie de objetivos que nos orienten a ambos/as sobre lo que queremos lograr (aprobar una asignatura o un examen, ir a clases sin poner pegas, traer tarea a casa, estudiar media hora al día, etc). De este modo, nuestro/a hijo/a estará motivado/a gracias a la idea de los logros y metas.

Para lograrlo, podremos recurrir a actividades de ocio y entretenimiento realizadas en familia como por ejemplo: crear un cartel o póster en el que redactemos breve y sencillamente el plan a seguir y los objetivos planteados por 
ambos/as, insertar una alarma en la que le recuerde cada día lo pactado, anotar en un calendario los días en que se ha acordado algún objetivo, etc.

También será importante realizar una hoja de seguimiento junto con el calendario de las fechas de exámenes, horarios y días de estudio, temarios que aprende, tareas que tiene y debe realizar, etc., y en caso de ser pequeño, apoyarle en cada uno de ellos y decidir cómo se hará; para los exámenes podemos examinarle dos días antes de la prueba para asegurarnos de su confianza y evolución o hacerle pruebas semanales antes del exámenes. Cuando tenga tarea ayudarle con ella (sin solucionarla nosotros/as y siempre y cuando sean pequeños) y los días que no tenga, ponérsela nosotros/as. En el caso de los más adolescentes, hay que dejarles cierta autonomía y responsabilidad, tan solo debemos supervisar que esté bien y resolver las dudas que pueda tener.

No debemos olvidar, que lo ideal es añadir recompensas (lo adecuado es que no sean materiales) y que ambas partes mantengan un acuerdo, en el cual todos tengan que comprometerse a algo.

5. Diseñar su estudio

Existen muy diversas formas de estudiar, lo que debemos hacer es buscar la adecuada para nuestro/a hijo/a, ya puede ser:

- A través de elementos visuales (vídeos, imágenes, material y temario virtual o visual, etc).
- A través de elementos auditivos (hablar y estudiar en voz alta, escuchar los temarios, etc).
- A través de elementos quinesiológicos (aprendizaje mediante casos prácticos, actividades, etc).


CONCLUYAMOS

Finalmente, recordar que desde el aula también pueden puede construirse la motivación desde la base de diferentes pilares, como pueden ser: la utilización de un lenguaje familiar; ejemplificar los temarios; llevar la teoría a la práctica; organizar actividades por grupos; fomentar debates en el aula; dirigir la evaluación hacia un enfoque constructivo y corregible, no dirigiéndolo únicamente hacia la obtención de una calificación; incrementar su confianza; o comentar la evaluación de forma privada.

La motivación puede surgir de forma inesperada e intensa, pero no es mágica y manipulable para cuando la queremos para algo concreto, sino que hay que construirla paso a paso.

En esta publicación lo que he intentado es desgranar algunos de los ejes fundamentales para lograr fomentar la motivación en nuestro/a hijo/a.
Es importante que nadie espere obtener resultados inmediatos y sin esfuerzo, no obstante, si somos constantes los resultados llegarán tarde o temprano, cuesten lo que cuesten.

En los siguientes vídeos José Antonio Marina, un experto en el comportamiento y análisis de la mentalidad infantil, expresa en resumidas cuentas algunas de las herramientas, claves o mecanismos necesarios para saber impulsar unos hábitos motivacionales en el niño o la niña.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
 

El Rincón Educador Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Emocutez