Busca tu idioma

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 24 de abril de 2013

La pedagogía deportiva o educación física: Cómo educar en el deporte

Publicado por Otilia Santana Pardo en 16:11
Reacciones: 
Hace algún tiempo publiqué una entrada similar a esta, donde hablaba sobre el deporte educativo y cómo debía llevarse a cabo. En este caso, profundizaré un poco más en el tema resaltando la finalidad principal de la pedagogía deportiva, los aspectos más relevantes para que ésta se desarrolle, su cometido y la manera en que ésta puede tener su aparición. Es interesante ver cómo en otros frentes o ámbitos como el deportivo, a parte de las enseñanzas artísticas o musicales, se abre paso la intervención de la pedagogía.



Finalidad de la pedagogía deportiva



La pedagogía deportiva, ha sido definida por innumerables profesionales e investigadores, pero uno de sus significados más completos es aquel que la define como "la ciencia que trata sobre relaciones entre las Actividades Físicas Escolares y de la educación". Por tanto, ésta debe contribuir a través de una base teórica de la actividad física escolar, al desarrollo de los/as niños/as y al enriquecimiento de sus vidas en general.

En este contexto conviene aclarar qué entiende el niño o la niña por deporte o actividad física y/o deportiva, de qué tipo de actividad se trata, de qué forma de organización, de qué grupo de personas, de qué nivel de exigencias y qué repercusiones tiene en quienes lo practican. Además saber quiénes y qué deporte practican, qué actividad físico-deportiva corresponde a cada edad, qué intereses o motivos les llevan a practicarlo y qué motivaciones les llevan a ello, qué influencia reciben, etc.

Por otro lado, ha de plantearse la cuestión de los efectos, de las repercusiones que tiene la práctica deportiva. Qué ejercicios, qué intensidades, qué frecuencias son necesarias y apropiadas para obtener un efecto deseado para la salud o para el nivel. Qué ejercicios resultan insuficientes y cuáles demasiado intensos, incluso perjudiciales para la salud. Cuál es la influencia, el efecto de ciertas prácticas deportivas, de determinadas disciplinas deportivas sobre la educación y la socialización del ser humano.

La pedagogía deportiva tiene como cometido, ocuparse de las cuestiones y ámbitos de investigación siguientes:

- Cuáles son los efectos deseables de la práctica de las Actividades Físicas Escolares en el desarrollo y organización de la vida humana.


- Cómo hay que evaluar las diferentes formas de actividades físicas escolares en relación con lo anterior.

- Cómo hay que tener en consideración las características individuales (por ejemplo: edad, sexo, aptitudes, intereses) en el momento de la organización   de actividades físicas escolares.

- Cuál es la influencia de unas condiciones generales, institucionales, culturales y sociales determinadas, para la puesta en marcha de una práctica deportiva pedagógicamente llena de sentido.


¿Cómo configurar una buena pedagogía deportiva?


1. El educador: 

Debe influir e inculcar constantemente la autocrítica en sus alumnos o jugadores (ya sean niños o adolescentes), acostumbrándolos a realizar un análisis o valoración de sus actuaciones para así permitirle ver y valorar sus propios defectos y la repercusión que estos traen sobre los demás. (valorarse aun con sus virtudes y efectos y valorar al resto por igual).

2. Asignación de responsabilidades:

La asignación de responsabilidades ayuda al niño, en este caso, a crear sus primeras experiencias en el ámbito social. Este aspecto enfoca al niño o adolescente a un medio de disciplina y cumplimiento tanto personal como ante la comunidad. (confiarle una serie de responsabilidades adecuadas a su edad y madurez).

3. Emulación:

Al trabajar este aspecto mejora la parte emocional y de actitud del deportista, impulsándolo a mejorar y a obtener grandes resultados. Es importante trabajar en este aspecto, la parte psicológica y de estimulo, ya que son los pilares fundamentales para alcanzar un desarrollo óptimo. (Es importante mantener conversaciones con el niño o adolescente, mantener un acercamiento y estrechar vínculos emocionales entre el educador o entrenador y jugador, jueguen éstos en un deporte con posibilidades de ampliar su carrera deportiva o no, ya que el seguimiento y análisis de su estado de ánimo y conducta, repercute enormemente en su desarrollo como persona, deportista y profesional).

4. Estímulo:



Consiste en reforzar la satisfacción por la tarea cumplida, reafirmando las cualidades positivas y las aspiraciones de ser mejor cada día. En el ámbito deportivo se puede dar la estimulación de dos maneras; el estímulo moral y el estímulo material. ( Una recompensa materializada normalmente suele mejorar el rendimiento y evolución del niño o adolescente a corto plazo, sin embargo, una recompensa fundamentada en la estimulación moral suele obtener resultados a largo plazo, y ésta última es 
más aconsejable). 

5. Sanción:

Trata de mejorar la conducta y por tanto la educación a través del reconocimiento y rectificación de los errores. La excesiva tolerancia puede afectar el desarrolló social y personal del deportista conllevándolo a un camino de posibles fracasos, el entrenador o docente-educador debe ser implacable, pero tampoco muy tolerantes ya que cualquiera de estos dos casos afectará a la proyección del alumno. (Lo idóneo es mantener un nivel de sanción, ni fallar por exceso ni por defecto, ya que debe existir un margen de libertad en el que el alumno aprenda a tomar decisiones con una base teórica del bien y el mal, sin que el docente o entrenador cruce la línea de lo excesivo, cuando éste comete algún error dentro de este margen).

6. Crítica y autocrítica:

En toda disciplina deportiva se debe hablar para construir, se debe aprender a ser crítico para aprender, y autocrítico para mejorar, ya que estos son los pasos para una nueva y mejor sociedad.
(Una vez y cuanto antes aprenda el niño o adolescente a reconocer y aceptar sus errores, a recibir objetiva y positivamente las críticas externas y a mantener una postura receptiva ante el cambio y mejoramiento, su actitud, y posterior desarrollo profesional y personal le llevarán por el buen camino).

Cabe destacar, que un pedagogo deportivo es una cosa, y educar en el deporte es otra. Un profesional puede haberse adentrado en el mundo del deporte y no tener una base teórica fundamentada sobre la pedagogía, y mucho menos hacer que ésta forme parte de su carrera de forma positiva, y a su vez, puede saber ejercerla. Con esto quiero decir, que no todo el que ejerza algún tipo de deporte tiene por qué conocer estos indicadores mencionados anteriormente, sin embargo, sí es importante conocerlos, y aprender, interesarse, y llevarlos a la práctica de la mejor manera posible, hacen de su evolución la más completa, y de los que entrena la más satisfactoria.

Por tanto, el deporte no puede encaminarse sin ir de la mano de la pedagogía, de una educación, y la pedagogía, no puede alejarse del deporte aun queriéndose alejar de él.

El siguiente vídeo me ha parecido muy interesante, presentado por Luis Ramírez en un contexto en el que sitúa al deporte del fútbol, como puente hacia la pedagogía y la educación.



Y otro vídeo animado, que refleja claramente una postura coherente y adecuada del o de la docente que imparta una clase de educación física o ejerza cualquier deporte. En esta representación audiovisual compuesta de varios vídeos e imágenes, introducen algunas de las pautas nombradas anteriormente. 





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.
 

El Rincón Educador Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Emocutez