Busca tu idioma

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 20 de febrero de 2013

K.O. AL BULLYING

Publicado por Otilia Santana Pardo en 9:53
Reacciones: 
¡Bienvenidos a todos los lectores! Mi primera entrada, quiero dedicarla especialmente a una problemática que actualmente y desde hace un extenso período de tiempo, nos concierne a todos, incluso aquellos que hagan caso omiso del mismo. Esta problemática es el Bullying, y en este post quiero hacer mención del mismo, de su gran relevancia y las vías que se pueden tomar para intentar resolverlo, tanto desde el punto de vista educador, hasta el punto de vista parental o alumnado.

¿QUÉ ES?


El bullying o lo que es lo mismo, el acoso escolar, surge en las escuelas de manera muy frecuente. Es un tema "tabú", que aunque muchos no se atrevan a hablar de ello, penetra en la vida escolar inevitablemente, y por gracia o desgracia, está a la orden del día.

Es una forma de maltrato reiterada, que se produce entre escolares. Se trata de un hecho muy grave que, en el caso de algunas víctimas, puede llevar al suicidio.

Para algunos/as, el bullying puede ser una sola persona que ejerza violencia sobre alguien, le quite algo o chantajee. Pero también, puede tratarse de un grupo de individuos que toman represalias con él/ella, ya sea agrediéndole física y/o verbalmente. 


Por ello, es muy importante detectarlo a tiempo, aunque en muchos casos sea complicado.

Se han detectado una serie de rasgos, que hacen que algunos chicos/as tengan más riesgo de sufrir acoso; aquellas personas que son más inteligentes, más brillantes o que destacan más en alguna de las actividades académicas. Y también las personas a las que les cuesta más relacionarse con el resto, las más tímidas o las más retraídas. Pero los padres no deben olvidar, que esa es una norma general, por lo que cualquier chico o chica puede llegar a sufrir bullying.

Al igual que, los "bully" o acosadores suelen tener en común, la existencia de problemas en otros aspectos de su vida, como algo que sucede en la familia o dificultades en la escuela...

- Puede sentir que sus padres o profesores no le prestan suficiente atención.

- Ha visto a sus padres o a sus hermanos/as mayores obtener lo que querían mediante una postura agresiva, o robando a otras personas.

- Se sienten inferiores, al ver cómo otros logran obtener mejores calificaciones que él/ella, sienten celos.

- Él/ella sufre las agresiones de otro/a chico/a o de uno/a de sus hermanos/as… o aun de sus propios padres.

- Está expuesto/a a mucha violencia en el cine, la televisión o en los videojuegos.

Para concluir con la definición, podemos distinguir cinco tipos de bullying:


- Agresión verbal: Con insultos o con motes que aíslan socialmente a la víctima, ésta se siente sola y con muy baja autoestima frente a los demás compañeros que le rechazan a causa de su acosador/a.

- Agresión social: Se margina a la víctima dentro del grupo clase. No se le deja intervenir en clase, o participar en actividades, organizar eventos, etc. Puede ser que este tipo de acoso sea difícil de detectar, pues los maestros pueden pensar que es la personalidad de la víctima que tiene dificultad para relacionarse socialmente, pero es posible que sea un caso de bullying. Las víctimas de este tipo de agresión son víctimas de carácter tímido, introvertido.

- Agresión psicológica: En este tipo de agresión se burlan continuamente de la víctima, la humillan e infravaloran. Por lo que la víctima se siente muy insegura y sufre miedo. Su autoestima es muy baja o nula a causa de este maltrato.

- Agresión física directa: Recibir golpes, empujones, collejas, o agresiones físicas colectivas, palizas en grupo.

- Agresión física indirecta: Roban objetos de la víctima, material escolar, rompen su ropa, mochila, se lo esconden, etc.


¿CÓMO DETECTARLO?

A raíz de este problema, existen una serie de indicios o pistas, que pueden orientarnos a la hora de detectar a tiempo, que su hijo/a o alumno/a está siendo acosado/a:

Como padres, deben estar atentos a...


- Cambios en el comportamiento de nuestro/a hijo/a. Cambios de humor.
- Tristeza, llantos o irritabilidad.
- Pesadillas, cambios en el sueño y/o en el apetito.
- Dolores somáticos, dolores de cabeza, de estómago, vómitos.- Pierde o se deterioran sus pertenencias escolares o personales; gafas, mochila, pantalones rotos, pérdida del material escolar, etc., de forma frecuente.
- Aparece con golpes, hematomas o rasguños , dice que tiene frecuentes caídas o accidentes.
- No quiere salir, ni se relaciona con sus compañeros.
- No acude a excursiones, visitas, etc., del colegio.
- Quiere ir acompañado a la entrada y salida del colegio.
- Se niega o protesta para ir al colegio.



Como educadores, deben estar atentos a...


- La relación de los alumnos y alumnas en los pasillos y en el patio. En el recreo. En el comedor, no olvidemos que los peores momentos se sufren cuando los profesores no están presentes.
- Las “pintadas” en las puertas de baños y paredes (Qué nombres aparecen habitualmente).
- La no participación habitual en salidas del grupo.
- Darle importancia a las risas o burlas repetidos en clase contra determinados alumnos/as.
- Estar atentos a aquellos alumnos que sean diferentes. Por su forma de ser o aspecto físico.
- Se queja de forma insistente de ser insultado, agredido, burlado...
- Si comenta que le roban sus cosas en el colegio, o si cada día explica que pierde su material escolar. Les faltan materiales o libros con frecuencia.
- Investigar los cambios inexplicables de estados de ánimo. Tristeza. Aislamiento personal...del alumno/a. La aparición de comportamientos no habituales. Cambios en su actitud: se muestra triste. Poco comunicativo. Lágrimas o depresión sin motivo aparente.
- Escasas o nulas relaciones con los compañeros/as.
- Evidencias físicas de violencia y de difícil explicación, moratones. Rasguños o cortadas cuyo origen el alumno/a no alcanza a explicar, ropa rasgada o estropeada. Objetos dañados o que no aparecen.
- Quejas somáticas constantes del alumno. Dolores de cabeza, de estómago o de otro tipo cuya causa no está clara.
- Variaciones del rendimiento escolar. Con pérdida de concentración, aumento del fracaso.
- Quejas de los padres que dicen que no quiere ir al colegio.


Además, no hay que olvidar que estos consejos pueden ayudar a los protagonistas de este drama, que son las víctimas, pero también los acosadores y espectadores forman parte del problema, y necesitarán ayuda urgente.



Cómo detectar si un/a niño/a es acosador/a, "bully"...


Para saber si es el/la responsable o participa en algún tipo de acoso escolar, debemos también estar muy atentos a su comportamiento, aunque no es fácil detectarlo pues suelen esconderlo muy 

bien, para no ser descubiertos.

Conductas que nos indican que es el/la agresor/a.

- Tiene comportamientos agresivos o impulsivos con miembros de la familia.
- En los juegos vemos que se enfada con mucha facilidad si pierde.
- Encontramos entre sus cosas objetos que no son suyos.
- Vemos como se muestra enfadado, cambios de humor con agresividad, tono alto al hablar.
- Se muestra muy intolerante en casa.
- Insulta o se burla de la familia, o de personajes de la tele.
- Gasta bromas muy desagradables.
- Se muestra insatisfecho, siempre quiere más.
- Su rendimiento escolar suele ser bajo.
- Frecuentemente nos llaman del colegio pues se ve involucrado en conflictos.
- No controla sus reacciones si se le niega una cosa, o se le impone un determinado horario.
- Desde el colegio nos advierten de un cambio de actitud.

NO SIEMPRE ES ACOSO


Si a sus hijos/as o alumnos/as les pasan una o varias de estas cosas, no tiene por qué estar siendo sometido a abuso escolar, pero tendremos que hablar con él/ella e indagar en lo que está ocurriendo. Aunque no siempre es fácil hablar con los adolescentes, debido a sus continuos cambios de humor y a su necesidad de autonomía, los padres que adviertan uno o varios de estos signos no deben abandonar el intento de conocer la razón. Y si es necesario, hablar con sus maestros y sus amigos, hasta descubrir qué le está ocurriendo.

Hay que tener en cuenta, que si de por sí es complicado tratar con un/a adolescente, y que éste/a le cuente sus secretos, más aún lo es tratar con una persona que sufra bullying o lo ejerza.

¿QUÉ HACER EN ESTOS CASOS?


Si tú eres la víctima...


¿Cómo evitar convertirse en una víctima del bullying? ¿Qué puede hacer un niño cuando ya es objeto de la crueldad de sus compañeros? Existen 10 pautas a poner en práctica, en caso de ser uno/a niño/a acosado/a o maltratado/a.

1. Ignorar al bully (acosador) y a sus ayudantes. El agresor ataca al que le responde, no al que lo ignora. Cuando es ignorado se desmorona, de ahí que ante una provocación una respuesta ingeniosa sea «¿Y?». No llorar en su presencia, no enfadarse, ni demostrarle que le molesta. Si está dolido, que no se note.

2. Si se ve obligado a responder, decirle con tranquilidad: NO soy lo que tu piensas. O bien contestar con una broma. Si dice «eres horrible», contestarle «me alegra que te hayas dado cuenta».

3. Buscar apoyo en sus padres, en un profesor o adulto en el que confíe. Ellos pueden pedir responsabilidades al colegio y solicitar que tomen medidas en un plazo máximo de una semana. Y si cree que está en peligro, correr. Huir y refugiarse donde haya un adulto no es de cobardes, es protegerse.

4. Escribir una carta explicando lo que ocurre los padres, al director de la escuela o a algún profesor en el que confíe.

5. Hablar con sus padres para no asistir a clase si es víctima de acoso físico o psicológico.

6. Si es objeto de chistes, burlas y bromas de mal gusto, hacerse amigo de un grupo del barrio que le acompañen hasta la escuela y hasta su casa, al menos mientras el acoso dure. En cualquier caso no andar solo.

7. No estar cerca del acosador, ni meterse con él en disputas. No fiarse de él si quiere hacerse pasar por su amigo.

8. Si un compañero le hiere con un bolígrafo o cualquier otro tipo de arma, pedir a sus padres que lo denuncien a la policía.

9. Intentar que en el colegio haya una página web donde niños/as que sufren acoso puedan contar anónimamente lo que les pasa.

10. Intentar que en cada curso, un especialista dé charlas sobre qué es el acoso y cómo afecta psicológicamente a quienes lo padecen, que incluso llegan al suicidio.


En el caso de los padres o profesor/a...


Lo primero que deben saber los padres o su educador, es que deben aceptar el problema una vez descubierto.

Por consiguiente, deben informar inmediatamente a la escuela y los padres (en caso de informar el profesor), para que intervengan en la detención de la situación. Hablar con la dirección, profesores y el consejo, para establecer un plan de actuación que controle la situación cuanto antes.

Además, ha de mantenerse en contacto continuo con la escuela para seguir la evolución de ese plan de actuación. Y notificar cualquier cambio que se produzca en la actitud del niño, sea para bien o para mal.

Por otro lado, se debe hablar con los chicos o chicas. Es muy importante que las chicas o chicos que están sufriendo maltrato sepan que cuentan con la confianza y el apoyo de su familia y el centro. Por ello, es necesario dedicarles tiempo suficiente.

Es importante reforzar su autoestima. Generalmente la autoestima de las víctimas de bullying resulta muy dañada así que será imprescindible ayudar al niño a recuperar la suya. Incluso podrán hablar con su médico por si fuera necesaria la intervención de un terapeuta. Asimismo, proponerle actividades fuera de la escuela con las que pueda crear un nuevo círculo de amigos que refuercen su autoestima y le ayuden a salir de la situación.


En el caso de que la intervención de la escuela parezca inadecuada, existen asociaciones encargadas de proteger a la infancia, y en muchos casos, dedicadas especialmente a las víctimas del bullying, en ellas ayudan a decidir qué pasos dar.


Además, todo centro debería contar con el apoyo de un pedagogo, orientador o psicólogo, para afrontar este tipo de problemáticas, en caso de no haberlo, una posibilidad sería diseñar un "buzón" de propuestas, mejoras y sugerencias, en el que anónimamente pudieran dirigirse a la dirección del centro y contar el problema.

Y recuerda...


- La víctima no tiene la culpa de ser agredida.
- La víctima no tiene que hacer frente a esta situación solo/a.
- La víctima no es la del problema. El agresor es quien tiene el problema.
- Se debe tratar a los demás como uno quiera que le traten a él. Ayudar al que lo necesita facilita que ésta nos ayude cuando lo necesitemos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
 

El Rincón Educador Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Emocutez